Ciclo Justicia y Confinamiento: Mar Serna

Desde AMJE sobre las empleadas del hogar:
“Desde hace años venimos reivindicando la clara discriminación que sufren estas trabajadoras, muchas de ellas en la economía sumergida y sin derecho alguno en estos momentos tan difíciles.”

Magistrada del juzgado 23 de lo social de Barcelona y cofundadora de AMJE

1.- Explícanos tu trayectoria profesional. ¿Cuál fue tu camino hasta convertirte en magistrada de lo social?

Creo que ha sido un camino natural. Inicié mi actividad profesional como abogada laboralista de UGT a finales de 1977, año en el que legalizaron las organizaciones sindicales y existía una especial necesidad de trabajar en este ámbito. Ingresé posteriormente en la Inspección de Trabajo y acceder a la judicatura por el cuarto turno fue un proceso casi natural, lo que me ha permitido ir cerrando el círculo de la visión del Derecho del Trabajo desde diferentes perspectivas.

2.- ¿Podrías nombrar a uno o varios profesionales del derecho que te hayan impactado, y por qué? 

El Dr. Oscar Ermida, profesor de Derecho Laboral de Uruguay, y con quién tuve el honor de trabajar como Adjunta suya en la Organización Internacional del Trabajo en América Latina, le considero mi maestro y con él aprendí a tener una nueva visión del laboralismo y de la interpretación de las normas, desde una perspectiva internacional, así como del contexto en que éstas se aplican.

Además, hay muchas personas a las que a lo largo de mi vida profesional he admirado y admiro, tanto del ejercicio de la abogacía, como de la academia y por supuesto de la judicatura. Lo bueno que tiene esta rama de Derecho a la que nos dedicamos es que continuamente estamos aprendiendo y la formación es una herramienta imprescindible.

3.- Estuviste al frente de la Conselleria de Treball de la Generalitat de Catalunya entre 2006-2010. Por tu experiencia política, ¿ves posible que se consiga alguna mejora real en este campo?

Somos un país en el que tenemos una clara devoción por las leyes, y de hecho en este aspecto estamos bien servidos. En mi opinión, el problema es la brecha que con mucha frecuencia se produce entre la ley y la realidad sobre la que ésta opera. Nos faltan muchos mecanismos para hacer efectivo su cumplimiento, especialmente por ejemplo una mayor dotación de recursos humanos a la Inspección de Trabajo, a quién se le encomienda planes de actuación muy ambiciosos que quedan muy bien en el papel, pero luego sus resultados son muy exiguos por esa falta de medios.

La lucha contra la economía sumergida, la precariedad laboral, las discriminaciones en general y por razón de sexo en particular, así como la mejora de la seguridad y salud laborales, han de seguir siendo una prioridad de todos los gobiernos y no podemos dejar a nadie atrás, fruto de las desigualdades profundas que existen en el empleo y en el trabajo. Una economía que pretende ser competitiva no se puede fundamentar nunca en esas desigualdades, ni en esos incumplimientos de las normas. 

4. ¿Qué necesita la justicia para poder corregir sus problemas endémicos y los generados por la crisis de la Covid-19?

La justicia del orden social necesita más medios personales, especialmente juezas y jueces que puedan hacer frente a la acumulación y retraso en la resolución de procedimientos, que venimos arrastrando desde la crisis de 2008. Si no se ponen esos medios tenemos bastante riesgo de que la jurisdicción social pueda colapsar. No olvidemos que la situación sanitaria actual exigirá adoptar medidas de prevención en los juzgados que limitarán los espacios que se pueden utilizar de forma simultánea para garantizar las distancias mínimas exigidas.

De otro lado, en pleno siglo XXI resulta fundamental dar el salto cualitativo necesario para poner en marcha urgentemente, con todas las garantías, juicios telemáticos como ya se está haciendo en otros países. Ello permitirá mejorar parcialmente la situación de la justicia laboral, a la vez que avanzar en la tutela judicial efectiva de todas aquellas personas y empresas que están pendientes de que se dicte una resolución judicial.

Por último, los cambios legislativos procesales no son por sí solos el instrumento para dar mayor celeridad, sino que deben acompañar todos los cambios organizativos que la justicia necesita actualmente.

5.- ¿Qué incidencia crees que puede tener esta crisis sanitaria en el procedimiento de ejecución en la jurisdicción social? 

En una primera fase, más allá de recuperar todo lo que se ha quedado paralizado durante estas semanas, intentaremos que esta crisis no afecte al funcionamiento rápido y ágil de las ejecutorias. Sin embargo, en unos meses nos vendrán, como ya pasó en la anterior crisis económica, una avalancha importante de procedimientos de ejecución, una vez se haya dictado la sentencia o el título ejecutivo.

6.- En materia de género y prestacional, el Gobierno ha aprobado una prestación altamente reivindicada de desempleo para las empleadas del hogar. ¿Como cofundadora de la AMJE, qué lectura haces de la medida? 

Creo que es una respuesta parcial, pero necesaria para más del 90 por ciento de mujeres que integran el sistema especial de empleadas de hogar, pero no es suficiente. Desde hace años venimos reivindicando la clara discriminación que sufren estas trabajadoras, muchas de ellas en la economía sumergida y sin derecho alguno en estos momentos tan difíciles. Pero es que incluso las empleadas que están dadas de alta, entre otras materias, no tienen ni posibilidad de acudir al Fondo de Garantía Salarial, en caso de insolvencia empresarial, sus cotizaciones son inferiores a los salarios reales, y tampoco tienen acceso a la prestación de desempleo, salvo esta medida provisional que se ha aprobado como consecuencia de la pandemia.

Es urgente que nuestro país ratifique el Convenio 189 de la OIT, sobre el trabajo doméstico y que se supriman de forma definitiva las discriminaciones que padecen en sus condiciones de trabajo y Seguridad Social. Hay experiencias en países de nuestro entorno, como Francia, Suiza o Bélgica que han solucionado la situación de las empleadas domésticas con la creación de agencias, las cuales son una experiencia que nos podría servir como punto de partida en nuestro país. 

Los cuidados, que son el centro de la vida, y las personas que los asumen deben tener todos los derechos igual que el resto de las personas trabajadoras.


7.- Para finalizar. ¿Puedes recomendarnos alguna canción, película y/o serie que hayas descubierto durante el confinamiento?

Me ha impactado especialmente una serie muy corta, Unorthodox o Poco Ortodoxa, que trata sobre la situación de la mujer en una comunidad ultraortodoxa en Nueva York. También es muy interesante la serie Mrs América en la que se aborda la lucha de las mujeres americanas, en los años setenta del pasado siglo, para que se aprobara la Enmienda para la Igualdad de los Derechos de las mujeres; ese movimiento ha servido de referencia en muchos otros países para la lucha del movimiento feminista para la igualdad.

Recent Posts