Ciclo Justicia y Confinamiento: Amaya Olivas Díaz

“No se puede consentir que la ciudadanía tenga que esperar tiempos insoportables para que le demos una respuesta motivada a sus problemas, ni que que sea tratada sin dignidad ni respeto.”

Magistrada del Juzgado de lo Social nº1 de Madrid y Asociada a Juezas y Jueces para la Democracia

1.- ¿Cuál ha sido tu trayectoria como jurista? 

Comencé en la Union de Estudiantes Progresistas- Estudiantes de Izquierdas- en la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense, trabajando en defensa de la Universidad Pública y la batalla contra la endogamia universitaria más rancia.  

Como juez, he estado en varios destinos, todos ellos de trinchera, con la premisa del garantismo, de la independencia judicial como derecho de la ciudadanía, y no como privilegio corporativo. 

En el orden social llevo ya 9 años, en la convicción de que los derechos son la ley del más débil.

2.- Tras el confinamiento, ¿qué papel debe adoptar la justicia para ser justicia? 

Es una buena pregunta. 

La justicia: Todos los operadores que servimos a la ciudadanía. Dejar a un lado los intereses de cada cuerpo y trabajar por lo común. Poner nuestros saberes a funcionar y comprender que ahora debemos ser como el resto de profesionales públicos: médicas, bomberos, cajeras, camineros, o limpiadores…Tanta gente. Toca ponernos a trabajar con los mejores medios que protejan a los ciudadanos y dar lo mejor de nosotros. 

3.- ¿En qué ha fallado el sistema judicial los últimos años?

Un Consejo Judicial inoperante e ineficiente. Gobiernos que no han dotado al sistema de medios. Ausencia (generalizada) de pedagogía jurídica, que no ha existido ni los colegios, ni en el periodismo, ni en la carrera judicial.  

No se puede trabajar sin medios adecuados. Ni en los despachos de abogados, ni en un turno de oficio desasistido, ni en los juzgados de primera línea.    

No se puede consentir que la ciudadanía tenga que esperar tiempos insoportables para que le demos una respuesta motivada a sus problemas, ni que sea tratada sin dignidad ni respeto. 

Al igual que cuando vamos al médico, o al colegio, debemos exigir: a la justicia no podemos ir con miedo, sino con confianza.    

4.- Sobre qué ideas debería estructurarse una reforma del sistema judicial? 

Es un tema demasiado complejo para dar una respuesta simple. 

La carga de los juzgados es muy desigual. No cabe equiparar un juzgado un mixto de periferia de Barcelona, por ejemplo, que con una Audiencia Provincial de una provincia tranquila. 

Hay que pensar con mesura qué órgano de gobierno judicial queremos, comenzando por plantear si es realmente necesario. 

Debemos estructurar medidas eficientes, reformar leyes procesales que ya no responden a nuestra realidad, introducir los medios tecnológicos adecuados para gestionar el sistema con la pandemia, etc… 

5.- En qué proyectos estás ahora? 

Ahora lo esencial es dar apoyo a nuestros juzgados sociales de Madrid capital, que es lo que toca. 

Estudiar lo que haga falta, escuchar, y ponerme a disposición.

Querida ACJD, muchas gracias por vuestra labor. 

Recent Posts